En primera persona: La experiencia como esposa de un paciente alcohólico

Testimonio de esposa de paciente alcólico en Guadalsalus

Descubre el testimonio de María José, esposa de un paciente con adicción al alcohol de nuestro centro de ingresos masculino. Durante su tratamiento, nos escribió esta carta al equipo de Guadalsalus, llena de franqueza y esperanza, sobre su experiencia al lidiar con la adicción en su familia.

Querido equipo de Guadalsalus:

Me dirijo a todos vosotros con el corazón lleno de gratitud por el trabajo que estáis haciendo con mi esposo durante el proceso de rehabilitación por su alcoholismo. Como en la formación de familias y en los grupos de autoayuda nos pedís que escribamos como forma de desahogo emocional, quiero compartir con vosotros un poco de mi experiencia como su esposa durante los últimos años junto a él.

Después de unos 5 primeros años felices de matrimonio, la empresa de mi marido quebró con el parón del COVID-19. Fueron meses muy angustiosos llenos de incertidumbre económica y de ansiedad, cambios de humor, nerviosismo… Mi esposo comenzó a salir por las mañanas a hacer gestiones y también a buscar trabajo, pero cada vez tardaba más en volver. Paraba en el bar y tomaba unas cañas. Ahí comenzó todo.

Ver a mi marido padecer por su adicción al alcohol ha sido uno de los desafíos más difíciles que hemos enfrentado como pareja y como familia. Ha habido momentos de desesperación y de tristeza, en los que incluso he pensado tirar la toalla y abandonarlo a su suerte, porque creía que nos llevaría por delante a nuestros dos hijos pequeños y a mí.

No comprendía lo que ocurría. Por qué nos hacía eso, se arrepentía y lo volvía a hacer al día siguiente. Por qué se ponía agresivo conmigo. Por qué estábamos tan justos de dinero hasta para las necesidades de los niños y él, como si nada pasara, gastaba tanto en bebida, incluso invitaba a todo el que se le acercaba.

Hoy, gracias a vosotros, sé cómo funciona su cabeza, cuánto se ha atormentado cuando nos hacía sufrir y no podía dejar de beber. Esto me da fuerzas para mantenernos unidos como familia en esta batalla. Algún día, cuando él se encuentre rehabilitado y no manipule mis palabras, me gustaría pedirle perdón por no haber sabido comprender que él también sufría, por haberlo juzgado con dureza.

Durante mucho tiempo, sentí una mezcla de emociones que oscilaban entre la compasión y la frustración. Me dolía ver a la persona que amo perderse en el abismo de la adicción, y al mismo tiempo me sentía impotente al no saber hacer nada más para ayudarlo. De vuestra mano, aprendí a establecer límites firmes para protegerme a mí misma y a nuestros hijos, pero siempre haciéndolo por él, como la mejor ayuda que podemos ofrecerle en su camino hacia la recuperación.

El día en que mi esposo decidió pedir ayuda y comprometerse con su rehabilitación fue un punto de inflexión en nuestras vidas. Fue como si una luz se encendiera al final de un túnel oscuro. Sé que el camino hacia la recuperación es largo y lleno de luchas, pero estoy orgullosa de la valentía que ha demostrado al enfrentarse a sus demonios y trabajar en su sobriedad.

Durante este tiempo, también estoy aprendiendo a cuidar de mí misma y a encontrar apoyo en otras personas que entienden lo que estoy pasando. Esto es muy importante para mí, porque he descubierto que no estoy sola en esta batalla y que hay una comunidad de personas dispuestas a ofrecer su ayuda y comprensión en los grupos de autoayuda.

Agradezco de todo corazón el arduo trabajo que hacéis con mi marido y con todos los pacientes. Sé que no es fácil, pero vuestra dedicación y profesionalidad están cambiando no solo la vida de ellos, sino también la de nosotros, los familiares. Hoy estoy llena de esperanza por el futuro y estoy agradecida por ver a mi marido volver a ser cada día más como él ha sido siempre, cuando estaba bien, en plenitud.

Con profunda gratitud,

María José.


Gracias, María José, por compartir tu historia y visibilizar la realidad que vive la familia. Tenemos la confianza de que tu testimonio servirá para que muchas familias se sientan identificadas y encuentren fuerza para afrontar la recuperación de sus seres queridos.

Si has pasado por nuestros centros y también te gustaría compartir tu experiencia, solo tienes que ponerte en contacto con nuestro equipo.

Cómo gestionar una recaída en adicciones

Artículos relacionados

Image

¿Hablamos?

954 353 954 (Teléfono 24 horas)

624 40 87 87 (Whatsapp)

info@guadalsalus.com

 

Centros de trabajo:

© 2024 GUADALSALUS, Todos los derechos reservados
Image
Image
Grupo Guadalsalus cumple con la normativa impuesta por el Gobierno de España y las consejerías de Salud y Familias y la de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía