Las mentiras de un drogadicto: identifica las más frecuentes

Mentiras de un drogadicto

Una persona con adicción hace grandes esfuerzos por mantenerse en esa conducta. Vive en el autoengaño y dice todo tipo de falsedades a su círculo cercano. Detecta las mentiras de un drogadicto a partir de las más habituales y aprende cómo gestionar esta situación.


¿Por qué miente una persona con adicción?

  • El motivo principal detrás de las mentiras es continuar con la adicción. Necesita autoengañarse y mentir a otras personas para volver a consumir, apostar dinero… La persona adicta es la última en darse cuenta de su problema.
  • La adicción modifica la forma de pensar y de interpretar sentimientos y emociones. Las mentiras de un drogadicto son un síntoma de la adicción, y desde luego no son un rasgo de personalidad.
  • La mentira también le ayuda a sentir menos vergüenza. Su fin es mantener oculta su necesidad —por una sustancia o una conducta— y la falta de control. 


¿Cuáles son las mentiras más comunes de un drogadicto?

  • «Yo controlo». Es muy frecuente que la persona con adicción sobreestime sus capacidades y presuma de que no le afecta el consumo. Cree que puede controlar la cantidad y la frecuencia de consumo. Esto la predispone a asumir conductas de riesgo: conducción bajo los efectos de las drogas, participación en situaciones violentas, retos temerarios… Tampoco percibe que poco a poco consume cada vez más para obtener los mismos efectos.
  • «Yo no tengo adicción; puedo dejarlo cuando quiera». Además de la mentira, la soberbia también se apodera de la persona con adicción y le hace creer que tiene el control total sobre la situación. No estará dispuesta a escuchar otros puntos de vista que entren en conflicto con el suyo propio.
  • «Yo no tengo un problema». En muchos casos, evitan mencionar la palabra adicción y, en especial, cuando se relaciona como consecuencia de otros problemas. Siempre buscará alguna excusa para no enfrentar lo que provoca la adicción en su vida.
  • «No soy como los adictos, yo soy diferente». Entre las mentiras habituales de un drogadicto está no considerarse como uno de ellos. De nuevo, actúa el autoengaño para liberarse de esa imagen y de la imagen negativa que rodea a las personas que consumen.

Sabemos el daño que pueden provocar en la familia las mentiras de un drogadicto. Cuando detectes la vergüenza (después de consumir) o que ha tocado fondo aprovecha estos momentos para hablar de la ayuda profesional y el tratamiento en un centro de desintoxicación.
En Guadalsalus contamos con centros masculinos y femeninos diferenciados para el tratamiento de adicciones. Infórmate en el 954 353 954. La primera consulta es gratuita.
¿Con qué adicciones puede relacionarse el síndrome...
Pautas y consejos para la prevención de adicciones

Artículos relacionados

Image

¿Hablamos?

954 353 954 (Teléfono 24 horas)

624 40 87 87 (Whatsapp)

info@guadalsalus.com

 

Centros de trabajo:

© 2024 GUADALSALUS, Todos los derechos reservados
Image
Image
Grupo Guadalsalus cumple con la normativa impuesta por el Gobierno de España y las consejerías de Salud y Familias y la de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía