Navidad: una situación de riesgo para las recaídas en adicciones

factores-riesgo-recaida-navidad

 En Navidad se dispara el riesgo de recaídas entre personas con adicción ya que aumentan los estímulos durante estas fiestas. Incluso a las personas que no padecen una adicción se les hace especialmente difícil gestionar bien la bebida, fumar, comer sobreabundantemente, recibir cestas de la compra con bebidas alcohólicas, comprar, jugar...

Si esto es así para personas que no poseen un trastorno adictivo, la situación se complica entre las personas afectadas por una adicción, independientemente de que estén rehabilitadas o en fase activa. Incluso existen ciertas razones por las que ingresar antes de Navidad y prevenir una recaída en las adicciones. 

¿Qué situaciones pueden provocar una recaída en una adicción?

Cambios de rutinas

Comenzamos a realizar una transformación profunda en nuestras rutinas y patrones de comportamiento con varias semanas de antelación, debido a los distintos compromisos con grupos de amigos, comidas de empresa y celebraciones familiares donde el alcohol y todo tipo de drogas suelen estar muy presentes.


Aumento de factores de riesgo

Bares, supermercados y farmacias abiertos. Sabemos que las drogas legales nunca cierran y las adicciones tampoco. A continuación, con la llegada de las fiestas navideñas se suceden en cascada días de celebración como Nochebuena, Navidad, San Esteban, Fin de año, Año Nuevo y Reyes. Todo esto en el plazo de dos semanas.

A la alternancia de nuestros estados de ánimo, a la alteración de nuestras rutinas saludables y al incremento de estímulos por consumo de sustancias, debemos sumarle los estímulos directos que afectan a las adicciones comportamentales. De modo que los frentes abiertos siguen aumentando.


Cambios emocionales

No nos engañemos. Desde las fechas previas a la Navidad se viven circunstancias muy complicadas para un adicto. Sobre todo, si están sin tratamiento.

Una característica que acompaña al perfil del adicto es la labilidad emocional, esto es, la alternancia de euforia y depresión.

Pues bien, el ambiente navideño nos hace especialmente vulnerables a nivel emocional. La familia que se reúne, las personas importantes que ya no están, el sufrimiento que hemos infligido a la gente que nos ama, la soledad, personas que no compartirán la mesa con nosotros bien por la distancia o por el distanciamiento personal, porque hemos "quemado" a mucha gente por el camino.

Las emociones que surgen a nuestro alrededor pueden provocar la oscilación entre sensaciones de tristeza, euforia, falta de control, falsa seguridad… todo ello mezclado con la permanente invitación a consumir.

Estas circunstancias pueden ponernos a todos a prueba, pero lo que con toda seguridad sabemos es que no ayudan a la recuperación de personas adictas. Su estabilidad emocional se ve amenazada a la hora de afrontar esos momentos de tensión y conflicto personal que aparecen cuando se multiplican los estímulos directos e indirectos, así como los factores de riesgo para la recaída en Navidad.

Hay que estar alerta en este tipo de situaciones y no confiarnos ni bajar la guardia. Los estímulos son numerosos y muchos de ellos también son superiores a nuestras propias fuerzas. Es mejor no tirarles un pulso a las adicciones en Navidad.

Es importante tener en cuenta estos factores de riesgo en Navidad que pueden influir en una recaída

 Los factores de riesgo que más se pueden observar en Navidad son:

  • Desajuste en la estructura cotidiana: horarios de sueño, alimentación, obligaciones, rutinas de hobbies, tiempo libre, periodos de aburrimiento, etc.
  • Cambios emocionales: tanto de carácter positivo (euforia, alegría, ganas de celebrar, etc.) como de carácter negativo (sentimiento de soledad, apatía, frustración, etc.). Las personas que presentan una adicción utilizan el consumo para cambiar su estado de ánimo y sentirse mejor, por lo que en cualquier caso estas emociones deben ser canalizadas y gestionadas adecuadamente. De lo contrario, suponen un riesgo pues incrementan el deseo de consumo.
  • Entorno que implica factores de riesgo: incremento en el consumo de alcohol en general, diferentes cenas con amigos, familias, compañeros de trabajo, fiestas Navideñas nocturnas y diurnas, comidas con excesos, regalos, etc.
¿Cómo se categoriza el juego patológico en el DSM-...
Como familiar, ayuda a prevenir una recaída en Nav...

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Lunes, 06 Febrero 2023
Image

¿Hablamos?

954 353 954 (Teléfono 24 horas)

655 99 71 28 (Whatsapp)

info@guadalsalus.com

 

Síguenos:

© 2023 GUADALSALUS, Todos los derechos reservados
Image
Image
Grupo Guadalsalus cumple con la normativa impuesta por el Gobierno de España y las consejerías de Salud y Familias y la de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía