Un mes sin consumir cocaína: la historia real de un paciente

Un mes sin consumir cocaína
España es el segundo país del mundo con mayor consumo de cocaína, solo detrás de EE.UU., según estudios de la Oficina de Droga y Crimen de las Naciones Unidas. Las cifras no paran de aumentar. Pero también podemos encontrar motivos de esperanza en la decisión que toman muchas personas de dejar el consumo de cocaína y recuperar sus vidas. ¿Miedos? Muchos. El principal, al síndrome de abstinencia a la cocaína. Se preguntan cómo se van a sentir, si será duro…

Por eso hoy, le vamos a dar la voz a un paciente anónimo, que lleva 5 meses en rehabilitación, y que quiere compartir con nosotros la experiencia durante su primer mes sin consumir cocaína…

«En mi caso, desde la segunda vez en mi vida que consumí cocaína, pensé que ya no la iba a poder dejar nunca. Fue como un flechazo. Perdí la cabeza por ella. Solo pensaba en la próxima vez que consumiría. Esa relación de pasión terminó siendo un infierno que destruía lo más importante de mi vida. Casi destruye mi matrimonio, mi hija no ha tenido un padre en condiciones, perdí mi trabajo, he tirado mucho dinero por la droga, y el dinero no es ni mucho menos lo más importante que he perdido.


Las primeras horas

Cuando decidí dejar la droga venía de consumir cocaína a diario. Me daba mucho miedo lo que me podía encontrar cuando la dejara y enfrentar el primer mes sin consumir cocaína era el inicio. Lo que podía llegar a pensar y a sentir en mi cuerpo. En un mes he pasado por diferentes momentos. Al principio (me refiero a las primeras 12 horas sin consumir, menos de un día) sentí más ganas de consumir que nunca. Cuando estaba en consumo no sentía tanta ansiedad como cuando llevaba esas horas sin consumir, pero, claro, ahora sabía que no iba a consumir más, y mi cabeza se puso muy agitada, más de lo normal.

Cuando tienes la droga en el bolsillo, aunque no la consumas, te da tranquilidad. Así de duro es esto. Por eso tenía muchas ganas de consumir de nuevo y estaba nervioso. Cualquier cosa me irritaba, porque estaba muy agitado, suspicaz con todo lo que me decían, y también más agresivo o a la defensiva de la cuenta. Influye verte en un sitio nuevo, aislado, con gente que te crees que está peor que tú. Pero no nos engañemos, lo que más influye es la droga, que te llama, que no se te quita de la cabeza. Y así me llevé casi una semana.


Los primeros días

Cuando peor estuve en esa semana fue más o menos a los 3 días sin consumir. Se me metían en la cabeza algunas ideas que me obsesionaban, como que mi mujer quería librarse de mí, que todos sabían lo que estaban planeando conmigo menos yo. Como si hubiese un complot mundial en mi contra. Incluso llegué a coger el alambre de un alfiler de la ropa y hacerme un pincho. Dormía con el pincho debajo de la almohada porque creía que me podían agredir o hacerme algo malo. No sé ni qué me podrían hacer, pero era lo que había en mi cabeza. Mucha agitación.


La primera semana

Estaba como una montaña rusa. Se me venían ganas de dejar atrás la ruina de la droga y pensamientos de que no lo iba a conseguir nunca. Me decía a mí mismo cosas muy feas y estaba muy agotado y en general confundido y triste. No desmotivado, pero sí bajo de ánimo. Tampoco estaba durmiendo bien y tenía que pedir las primeras noches algún recate al monitor de noche para quedarme dormido. Como me despertara de madrugada, no le veía el fin a la noche, se me hacía eterna.

Segunda y tercera semana

Me fui animando más y motivando con el deporte, con las llamadas a casa y la visita de mi familia al centro. Sobre todo, en la tercera semana noté mucha diferencia porque empecé a dormir bien y volví a recuperar cosas de mi forma de ser antes del consumo, cuando estaba bien. Esto me hacía tomarme más en serio mi tratamiento.

Cuarta semana

Al cumplir el mes sin consumir cocaína, llegué con un estado físico en general mucho más bueno. Tenía apetito, dormía bien por las noches, hacía deporte, había recuperado peso, sentía que me había quitado toneladas de ansiedad. Aunque todavía me quedaba mucha ansiedad dentro, pero ya sentía un poquito de la famosa tranquilidad de la que me hablaban mis terapeutas en comunidad.

Lo digo de corazón, yo me sentía mejor de lo que me había podido sentir en los 3 últimos años. Y solo había pasado un mes. Claro, ahí tu cabeza te la juega, porque te ves tan bien que te crees que ya te puedes ir. Como si ya estuviera todo el trabajo hecho. Pero lo quiero referir aquí porque te crees que va a ser mucho más duro y, sí es verdad que al principio es duro físicamente y mentalmente, pero que no es lo que la mayoría de la gente se cree que va a ser. Es más duro luchar con tu cabeza que las consecuencias físicas y las malas noches.

Y para terminar quiero decir que esto es el primer mes, pero que tu cabeza te va a seguir dando guerra después. Porque están los autoengaños, tu voz crítica que te sabotea y los tirones que te atacan en forma de pensamientos negativos, recuerdos de consumo, sueños de consumo, quitándole importancia a las consecuencias de tu adicción y otras cosas que tienes que ir conociendo y trabajando en terapia.

Pero eso viene después del primer mes. Y que quiero que lo que he escrito sirva para que la gente que esté pensando dejar la cocaína o cualquier sustancia se anime. Que si le tienen miedo a dejar la cocaína por las consecuencias físicas, que eso no es lo peor. En 2 o 3 semanas te vas a sentir mejor que en mucho tiempo. Lo peor es darte cuenta de que estabas destrozando tu vida y que te sigues empeñando en volver, y que necesitas ayuda y tienes que aprender a pedirla y hacer lo que te dicen que hagas para salvarte de ti mismo hasta que aprendas a ser libre».



Si necesitas más información para saber cómo actuar ante el síndrome de abstinencia de la cocaína, contacta con nosotros. Contamos con comunidades terapéuticas diferenciadas, una masculina y una femenina, además de recursos ambulatorios. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La primera consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte.

Reportaje de 'El Mundo' sobre Guadalsalus y la exp...
Instituto MIA en Gacetín Madrid, periódico digital...

Artículos relacionados

Image

¿Hablamos?

954 353 954 (Teléfono 24 horas)

624 40 87 87 (Whatsapp)

info@guadalsalus.com

 

Centros de trabajo:

Síguenos:

© 2023 GUADALSALUS, Todos los derechos reservados
Image
Image
Grupo Guadalsalus cumple con la normativa impuesta por el Gobierno de España y las consejerías de Salud y Familias y la de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía