Isabel, esposa de uno de nuestros pacientes en Guadalsalus

testimonio-familiar-paciente

Esta semana hemos celebrado el día internacional de la mujer. Infinidad de ejemplos conocemos de sacrificios personales, de gigantescos esfuerzos de supervivencia, pero pocos de ellos superan el de Isabel, esposa de uno de nuestros pacientes, que tras un proceso de recuperación en nuestro centro, disfruta con él de la libertad y la felicidad que da vivir sin depender de ninguna sustancia.

 
Felicidades por partida doble.

 

CULPABILIDAD Y SOBREPROTECCIÓN
SOY ALCOHÓLICA EN REHABILITACIÓN

Artículos relacionados

El administrador ha bloqueado el comentario de esta publicación.
 

Comentarios